DERMATOLOGÍA CLÍNICA DR ÀLEX LLAMBRICH MAÑES
DERMATOLOGÍA CLÍNICADR ÀLEX LLAMBRICH MAÑES 

Revisión de lunares

Cuando debo acudir al dermatólogo:

 

 

El cáncer de piel es el tumor más frecuente entre los humanos. En la mayoría de los casos es visible, fácil de diagnosticar por el dermatólogo y con buen pronóstico siempre que se diagnostique en etapas precoces.  Por ello es fundamental una estrecha relación entre el paciente y el dermatólogo para conseguir un diagnóstico precoz.

Los tumores malignos más frecuentes son el cáncer cutáneo no melanoma (carcinoma basocelular y espinocelular) y el melanoma.

El cáncer cutáneo no melanoma suele localizarse en áreas expuestas al sol (aunque no siempre), suele ser de crecimiento lento, progresivo e indoloro y, puede dar imágenes muy variables: “verrugas” o “quistes” que crecimiento lento, rojeces que no curan, “cuernos” cutáneos, cicatrices inexplicables y úlceras que no curan.

El Melanoma es un tumor maligno grave, que puede tener un desarrollo fatal, por lo que es fundamental realizar un diagnóstico precoz. Puede desarrollarse a partir de una lesión pigmentada ya existente o bien puede aparecer directamente sobre piel sana. Su diagnóstico clínico se basa en la regla del ABCDE: A (Asimetría), B (Bordes irregulares), C (Colores múltiples), D (Diámetro > a 6 mm) y E (Evolución, cambios en los últimos meses). Aquellas lesiones que cumplan alguno de estos criterios son lesiones que deben ser estudiadas.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© LLAMBRICH DERMATOLOGIA